Enfermedades comunes del TESTÍCULO

conceptos básicos

El testículo es un órgano productor de espermatozoides y de determinadas hormonas llamadas sexuales.

 

 

La producción de espermatozoides es continua, desde la pubertad hasta la vejez, estos, producidos por las células germinales del testículo, en respuesta a la hormona FSH producida por la hipófisis; maduran en un órgano accesorio llamado epidídimo, desde donde a través de un conducto, el deferente, se almacenan en las vesículas seminales, que se encuentran por detrás y por debajo de la vejiga, en intimo contacto con la próstata, mezclándose con un líquido que estas producen. Durante la eyaculación la contracción de dichas vesículas seminales hace que sean expulsados a la uretra, a través de otro conducto, el eyaculador,  uniéndose a la secreción prostática y glándulas de la uretra (conducto que une la vejiga con el exterior).

El líquido seminal, esta formado en su mayor parte por la secreción producida por las vesículas seminales y por la próstata, y en una proporción mucho menor, por espermatozoides y secreción de diversas glándulas de la uretra. Estos líquidos son fundamentales para la movilidad del espermatozoide.

Otra línea celular del testículo, las células de Leydig, son las responsables de formar la principal hormona sexual masculina, la testosterona, en respuesta a la estimulación de la hormona LH producida por la hipófisis.

 

INFLAMACION DEL TESTICULO O DEL EPIDIDIMO

 

Se producen generalmente tras infección de la uretra ( uretritis) , de la próstata o de las vesículas seminales. A través de la sangre, es mas raro. En ocasiones se deben a un traumatismo.

Es mucho mas frecuente la inflamación inicial del epidídimo.

Los síntomas mas comunes son el aumento de tamaño, en ocasiones por aumento del contenido líquido de las envolturas del testículo, quedando este a tensión, siendo intensamente doloroso a la presión. La piel se enrojece y brilla, siendo frecuente la aparición de fiebre. Dejándolo a su evolución, o con tratamiento tardío, se pude formar un absceso drenando posteriormente al exterior pus y esfacelos, con la consiguiente atrofia del teste.

Tras el meticuloso estudio, que incluyen análisis de exudado uretral y de orina, en ocasiones en varias muestras, probablemente ecografia testicular y en algunos casos, estudio urográfico el urólogo le prescribirá el tratamiento preciso, que por lo general incluirá el antibiótico apropiado a su caso y antiinflamatorios, aconsejándole reposo absoluto en cama, medida esta que es fundamental para su pronto restablecimiento. Es importante que los testículos se encuentren elevados y la colocación de un suspensorio.

La epididimitis mal tratada o prolongada se suele asociar al cierre cicatricial del conducto deferente y es la causa mas frecuente de esterilidad masculina.

En ocasiones se requiere el drenaje quirúrgico de un absceso, o la cirugía de un hidrocele.

 

TORSION TESTICULAR

 

Es mas frecuente en recién nacidos ( en los que en la mayoría de las ocasiones no produce ningún síntoma) y en jóvenes hasta los 16 - 18 años, generalmente en relación con un ejercicio físico y cursa con intenso dolor desde la ingle al testículo.

Se produce al girar el testículo sobre el cordón espermático, quedando la circulación sanguínea comprometida. Se acompaña de aumento de tamaño y edema, siendo intensamente doloroso a la presión, en ocasiones hay náuseas y vómitos, y suele faltar la fiebre.

Tardíamente puede resultar imposible por la exploración diferenciarlo de un proceso inflamatorio del teste o epidídimo.

Si transcurren 4 horas sin la operación quirúrgica correctora, el testículo falto de sangre oxigenada, se necrosa irremediablemente y se pierde. Así pues, la intervención quirúrgica, se plantea como urgente antes de las 4 horas de iniciarse la torsión.

 

VARICOCELE

 

El plexo venoso del testículo (plexo pampiniforme), frecuentemente presenta dilataciones varicosas, por regla general el izquierdo, dada su especial anatomía.

Puede cursar con ciertas molestias testiculares o ser absolutamente silencioso pese a lo cual,  podría ser causa de infertilidad, aunque el testículo contralateral sea normal.

El único tratamiento es el quirúrgico (vía laparoscópica, microcirugía o cirugía convencional) y tiene como fin la ligadura de las venas dilatadas, no siendo infrecuente su recidiva.

CRIPTORQUIDIA

 

Habitualmente se produce por una anormalidad en el desplazamiento del testículo, que en épocas fetales se sitúa en la cavidad abdominal, desde el final del 3º mes de gestación al 7º mes se sitúa en el anillo inguinal interno desciendo después al escroto o bolsa, cerrándose además, la comunicación con el peritoneo (conducto peritoneo-vaginal).

Al final del primer año de vida, los testículos deben de encontrarse en todos los casos, en la bolsa escrotal. El desarrollo normal del testículo solo se produce cuando se encuentra en la bolsa.

El urólogo le aconsejará iniciar un tratamiento hormonal con "gonadotrofinas coriónicas" y si este fracasa, le indicará su intervención quirúrgica.

El teste no descendido es asiento con mayor frecuencia de tumores, pese a su descenso posterior, es importante las revisiones periódicas durante muchos años, por el urólogo.

HIDROCELE

 

Es la acumulación de líquido en las cubiertas testiculares. El testículo se encuentra rodeado de una doble cubierta. Entre ambas hojas, es normal la existencia de una pequeña cantidad de liquido. Al aumentar este, por un proceso inflamatorio o por otras causas (como la persistencia del conducto peritoneo vaginal del que hablamos antes), se produce el hidrocele, el cual, con el tiempo, puede llegar a ser de un gran volumen.

Precisa de un estudio cuidadoso por el urólogo, siendo la ecografia testicular de gran utilidad, pues en ocasiones, el hidrocele enmascara un proceso inflamatorio o tumoral.

El tratamiento mas común es el quirúrgico y raramente se reproduce. El esclerosante con la punción evacuadora y la inyección de ciertos productos, suele tolerarse mal. La punción únicamente se justifica para una mejor exploración del testículo y en ningún caso soluciona el problema, pues en poco tiempo, vuelve a adquirir el volumen inicial y puede dar lugar a infección y hemorragia (hemorragia intravaginal).

 

 

TUMORES TESTICULARES

 

Son poco frecuentes y generalmente de gran malignidad . 

De entre sus diferentes formas, el seminoma es la variedad mas frecuente y precozmente tratada tiene un gran numero de éxitos,  curándose definitivamente. Las otras variedades son de un peor pronostico (embrionario, coriocarcinoma, teratocarcinoma).

Por regla general, en sus formas precoces que son las únicas curables, pueden aparecer sin dar ningún síntoma, aunque generalmente aparece un aumento del volumen del testiculo o formación de un nódulo que no duele, por regla general entre los 20 y los 40 años de edad.

Por ello, ante cualquier aumento de volumen de un testiculo o la aparición de un bulto, se debe acudir rapidamente al urólogo, pues únicamente el cáncer es curable en sus primeras fases de desarrollo, y este tipo de tumor tiene un crecimiento lento y sin dolor.

El tratamiento varia según el tipo de tumor. Requiere la extirpación del testículo y posterior químio o radioterápia.

La información médica ofrecida en esta página es solamente de carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud del paciente deben ser tomadas por un profesional sanitario, en su consulta, considerando las características únicas del paciente, poniendo la mía a su disposición.

Dr. Pedro Muntañola

Urólogo

 

     Índice de temas de divulgación            Regreso a la página de presentación